Visitantes 0, los goles que no computan, el marcador no suma los tantos del inmigrante
Balones de hierro reventados contra fronteras infranqueables, las huellas de la desesperación y el desgaste.
Paneles de hierro abollados a balonazos, balones de hierro para magnificar el esfuerzo y el sufrimiento contenido en cada acometida a esa portería-muro-frontera.
Al pié de metros y metros de muro férreo, hileras de balones destrozados en intentos de marcar goles que no suman en el marcador.